Opinion

¿Lo conoces? Guía para identificar a un machista

Opinión
Por Hannia Novell

El patriarcado ha sido un sistema dominante que ha influido en diversas facetas de la sociedad en todo el mundo.

Arraigado en estructuras sociales y culturales, este sistema ha perpetuado el machismo, una ideología que subyuga a las mujeres y margina a quienes no se ajustan a los roles tradicionales de género.

Si alguna vez escuchaste que las mujeres deben estar en la cocina, encargarse de las tareas domésticas, el cuidado de los niños y la atención emocional, y que los hombres no deben llorar, son ellos quienes toman las decisiones y los únicos responsables de proveer el dinero para el gasto, sabes de lo que estoy hablando.

Sí, son los estereotipos sobre las características, comportamientos y roles que la sociedad pretende imponerles a cada género.

En las últimas décadas, el movimiento feminista ha sido fundamental para desafiar y cambiar los roles de género tradicionales, al promover la idea de que las personas deben ser libres para expresar su identidad de género y elegir sus actividades en función de sus intereses y habilidades individuales, en lugar de sus géneros asignados.

Si eres de quienes buscan una sociedad con igualdad de oportunidades para todos y asegurar que las mujeres y hombres sean tratados con dignidad y respeto, sin importar su género, un paso crucial es descubrir las señales. Te presentamos una guía para identificar el machismo.

Uno de los signos más comunes del machismo es el intento de controlar las decisiones y acciones de una pareja. El control excesivo se manifiesta a través de celos extremos, insistencia en conocer la ubicación en todo momento y restricciones de la libertad personal.

Si alguien utiliza comentarios sarcásticos, humillantes o burlones con la intención de socavar la autoestima o confianza de su pareja, es un machista. Alguien que menosprecia las opiniones y habilidades de las mujeres, con comentarios denigrantes.

Si en tu radar romántico encuentras a quien rechaza la idea de compartir responsabilidades en el hogar o cuestiona las ambiciones profesionales de las mujeres, es un machista. Sí, los machistas comparten la idea de los roles tradicionales de género, creen que las mujeres deben dedicarse a las tareas domésticas y su vida profesional debe ser relegada a un segundo plano.

Si escuchas la expresión: “es una feminazi”, debes tener cuidado. Los machistas a menudo desprecian o ridiculizan el feminismo, porque consideran que la igualdad de género es irrelevante.

La falta de respeto por los límites personales también es una señal de peligro. Los hombres machistas se creen con el derecho de cruzar los límites personales de sus parejas, ignorando sus deseos y necesidades. Esto puede incluir presionar u obligar para tener relaciones sexuales no deseadas o invadir la privacidad de la pareja.

Uno de los signos más peligrosos de machismo es el uso de la violencia, ya sea verbal o física. Los insultos, las amenazas y los actos violentos son inaceptables en cualquier relación. Vale la pena repetirlo: los insultos, las amenazas y los actos violentos son inaceptables en cualquier relación.

Machirulo, misógino, machista, cavernícola. Si lo ves, aléjate inmediatamente.

Nadie está destinado a ser un machista. El cambio es posible con disposición para reflexionar sobre los comportamientos. Voluntad y esfuerzo, son la clave del éxito.

Ten presente que esta guía no busca demonizar a los hombres, sino arrojar luz sobre comportamientos problemáticos que deben ser reconocidos y abordados para lograr relaciones más saludables y respetuosas. Y si, ai nos gusta la casa, los hijos, la cocina y la familia, pero alguna vez una mujer me dijo que nosotras con una mano movemos la cuna y con la otra el movemos el mundo y así lo creo. ¡Podemos!

Tomada de El Economista

  • https://stream20.usastreams.com:8068/index.htmlCHUMILLASsid=1