• https://stream20.usastreams.com:8068/index.htmlCHUMILLASsid=1

Nacional Principal

Inauguración del Tren Maya, una simulación

• Cuenta solamente con 70 por ciento de avance físico en su construcción; el uso de recursos públicos ha sido un despilfarro y es un rotundo ecocidio, señala el diputado del PAN, Héctor Saúl Téllez

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 18 (XPFM).- En el marco de que el pasado viernes 15 de diciembre y tras tres años de construcción, el presidente Andrés Manuel López Obrador encabezó el acto de inauguración del primer tramo del Tren Maya, el cual comprende 473 kilómetros, de la ciudad de Campeche al Aeropuerto de Cancún, en Quintana Roo, el diputado Héctor Saúl Téllez Hernández (PAN) calificó de una “clara simulación y una mentira” dicho evento.

“El Presidente inauguró una obra completamente inconclusa; de acuerdo con datos de la propia Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el Tren Maya tiene solamente un 70 por ciento de avance físico en su construcción”, señaló en un comunicado.

Respecto al presupuesto de dicha obra, Téllez Hernández sostuvo que el uso de recursos públicos para la construcción del Tren Maya ha sido un total despilfarro, ya que originalmente costaría alrededor de 120 mil millones de pesos y según el presupuesto 2024, la obra costará 484 mil millones de pesos, es decir más, de 364 mil mdp a lo originalmente anunciado; en otras palabras, tres veces más.

Aseveró que, no obstante el desmesurado gasto que hasta el día de hoy tiene el Tren Maya, se proyectan gastos adicionales para el 2024 para terminar su construcción.

Además, el diputado dijo que este Tren Maya es total y rotundamente una megaobra ecocida, pues estudios señalan que para su parcial construcción, se han talado hasta más de 10 millones de árboles; lo que es indignante y viola definitivamente diversos tratados internacionales de los que México es parte.

Del mismo modo, agregó, a este gobierno poco le ha importado cuidar los ecosistemas de las áreas naturales en la península de Yucatán; y recordó que los tramos del Tren Maya fueron realizados sin contar con las Manifestaciones de Impacto Ambiental que la Ley exige.

 “El Tren ha sido una obra sin planeación y sin contemplación; ha deteriorado las finanzas públicas y el medio ambiente; ha violado todas las normas de disciplina financiera y de protección de ecosistemas. Seguiremos trabajando y luchando en contra de megaobras inconclusas y ecocidas que no corresponden a la realidad del país y a las verdaderas necesidades de las y los mexicanos”, concluyó.