• https://stream20.usastreams.com:8068/index.htmlCHUMILLASsid=1

Estados

CNDH alertó desde 2018 riesgos en pozos de minas de Coahuila

• Señaló peligros de modificar cauces de agua; pidió investigar irregularidades en pocillos y revisar títulos de concesión.

CIUDAD DE MÉXICO, Agosto 06.- Desde hace más de tres años y medio, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) alertó sobre el riesgo que la modificación de cauces de agua, por parte de la industria minera, significaba para trabajadores y zonas habitacionales aledañas a las minas, debido a la explotación ilegal de carbón en Sabinas, Coahuila, de la cual forma parte la comunidad Villa de Agujita.

En este lugar, al menos 10 personas quedaron atrapadas este miércoles entre los pozos de una de las minas, después de que durante sus labores de extracción hubo una inundación provocada por un derrumbe.

El 22 de noviembre del 2018, en el ocaso del gobierno de Enrique Peña Nieto, la CNDH emitió la recomendación 62/2018, en la cual pidió a las autoridades estatales y federales iniciar un programa de inspección en la región carbonífera del estado.

Advirtió sobre el peligro que suponían en ese momento las técnicas de extracción del mineral de manera artesanal o a base de “pocillos”, debido a que son considerados riesgosos.

“Se investiguen las irregularidades de los tajos, pocillos, patios de maniobra, y, en general, obras mineras empleadas, tiraderos clandestinos, o bien otros sitios que se empleen en las mismas condiciones de ilegalidad, debiendo remitir a esta Comisión Nacional las constancias que acrediten su cumplimiento”, cita la recomendación.

Además, ordena revisar la vigencia de los títulos de concesión y el cumplimiento de obligaciones de los concesionarios, permisos y autorizaciones previstas en la Ley Minera, para evitar violaciones a las garantías de trabajadores y habitantes.

En el texto, la CNDH pidió al gobernador del estado, Miguel Riquelme, realizar un diagnóstico sobre las condiciones de estabilidad en el suelo de las colonias Altamira y Lomas Altas, y señalar las áreas susceptibles a fisuras, deslizamientos y agrietamientos, identificando las viviendas afectadas por las obras y actividades mineras o aquellas en situación de riesgo.

El documento establece cómo las empresas desviaron el cauce del arroyo Cloete, en Sabinas, lo que implica “condiciones de riesgo por la posible existencia de anegamiento en las obras y sus alrededores, como también infiltración y reblandecimiento de las paredes de los tajos”.

Otra de las recomendaciones fue en ese momento iniciar un programa de inspección sobre las actividades realizadas en el “Área de Protección de los Recursos Naturales del Río Sabinas” y su conformidad con la Ley del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente del Estado de Coahuila, al igual que la sujeción de las actividades relacionadas con la minería, así como contar con un protocolo para la presentación, elaboración y evaluación de los programas de prevención de accidentes internos y externos en minería.

La recomendación está dirigida a los gobiernos estatal de Coahuila y municipal de Sabinas; a las secretarías de Economía y de Medio Ambiente, así como a la Comisión Nacional del Agua, entre otros.

El órgano autónomo detalló que las autoridades del país incurren en responsabilidad al no prevenir, investigar y sancionar la extracción de carbón en el municipio de Sabinas, lo que desde ese momento provocó riesgos para la gente.

Entre los problemas que también se detectaron en ese momento fue la falta de señalización y medidas de seguridad para prevenir algún incidente, además de que el desvío de los cauces de agua afectó directamente a las comunidades de Agujita y Cloete.

Subraya que la modificación del embalse Cloete, en Sabinas, podría generar anegamientos en las obras y alrededores, lo que podría reblandecer las obras.

El 18 de marzo del 2015, representantes de organizaciones civiles presentaron un escrito ante la CNDH, en el que refirieron diversas violaciones a los derechos humanos, con motivo de la extracción de carbón mineral en las localidades de Agujita y Cloete, ambas pertenecientes al municipio de Sabinas.

Expusieron que, durante los últimos años, la actividad extractiva, desarrollada inicialmente en áreas alejadas de la zona urbana, se había expandido hasta realizarse en el interior de los poblados, afectando durante dicho proceso áreas verdes y recreativas, la hidrografía de la zona y las vías de comunicación.

Asimismo, manifestaron que, como mecanismos de presión para que los habitantes vendieran sus propiedades, se habían causado daños en la red del drenaje público, al igual que la obstrucción de los caminos por los cuales se trasladan a sus casas.

Información de La Razón de México